El escándalo destruye

En su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta, el Santo Padre habló del escándalo que supone llevar una doble vida.

bien_por_el_papa

Foto: ecclesia.pt

Pero, ¿qué cosa es el escándalo? El escándalo es decir una cosa y hacer otra; es la doble vida, la doble vida. La doble en todo: yo soy muy católico, yo voy siempre a Misa, pertenezco a esta asociación y a esta otra; pero mi vida no es cristiana, no pago lo justo a mis empleados, exploto a la gente, soy sucio en los negocios, hago blanqueo de dinero… doble vida. Y tantos católicos son así. Y escandalizan”.

A todos nosotros, a cada uno de nosotros, nos hará bien, hoy, pensar si hay algo de doble vida en nosotros, aparecer justos, parecer buenos creyentes, buenos católicos, pero por debajo hacer otra cosa; si hay algo de doble vida”.

Dejar la fe como herencia

En su homilía, el Papa Francisco nos habló de que el pensamiento de la muerte ilumina la vida y así, invitó a no tener miedo de la muerte, porque el recorrido de la vida continúa.

En cada vida hay un fin. Es un pensamiento que no gusta tanto y siempre se encubre, pero es una realidad que debemos tener siempre ante nosotros”.

nina_rosa

Foto: ecclesia.pt

David reinó en Israel durante cuarenta años: “Pero también cuarenta años pasan. Y David hace memoria de las promesas de Dios, hace memoria de su propia fe en estas promesas y se las recuerda a su hijo”.

Cuando en la ceremonia del Bautismo damos a los padres la vela encendida, la luz de la fe, les estamos diciendo: ‘Consérvala, hazla crecer en tu hijo y en tu hija y déjala como herencia’. Dejar la fe como herencia, esto nos enseña David, y muere así, sencillamente como cada hombre”.

La herencia más bella, la mayor herencia que un hombre, una mujer, puede dejar a sus hijos es la fe”.

Cristianos, pero no saben dar testimonio de Jesucristo

El Papa ha hablado en la homilía de Santa Marta sobre el peligro de diluir la identidad cristiana, haciendo una religión ambigua.

Es verdad, está el pecado. Y el pecado nos hace caer, pero tenemos la fuerza del Señor para levantarnos y seguir adelante con nuestra identidad. Diría que también el pecado es parte de nuestra identidad: somos pecadores, pero pecadores con la fe en Jesucristo”.

Foto: ecclesia.pt

Foto: ecclesia.pt

Es una fe que es un don de Dios y que ha entrado en nosotros gracias a Dios. Es Dios mismo el que nos confirma en Cristo. Y nos ha ungido, el que nos ha marcado con su sello y ha puesto en nuestros corazones las primicias del Espíritu”.

Y vemos a comunidades cristianas, también a cristianos, que dicen que son cristianos, pero no pueden y no saben dar testimonio de Jesucristo. Y así la identidad retrocede, retrocede y se pierde. Y este nominalismo mundano lo vemos todos los días. En la historia de salvación de Dios, con su paciencia de Padre, nos ha llevado de la ambigüedad a la certeza, a lo concreto de la encarnación y la muerte redentora de su Hijo. ¡Ésta es nuestra identidad!”.

Es una gracia que debemos pedir al Señor: que siempre nos dé este regalo, este don de una identidad que no intenta adaptarse a las cosas, hasta perder su sabor de sal”.

Cuando la conversión llega a los bolsillos, es segura

Su Santidad el Papa Francisco, al hilo del evangelio de Zaqueo, habló de la conversión y explicó que “convertirse no es un acto de voluntad ; no se piensa: ahora me convierto, me conviene…, o bien: debo hacerlo…. No, la conversión es una gracia, es una visita de Dios, es Jesús que llama a nuestra puerta, al corazón, y dice: «Ven»”.

Foto: EFE

Foto: EFE

Zaqueo era jefe de los publicanos y rico; un corrupto que trabajaba para los extranjeros, para los romanos, traicionaba a su patria. En lugar de servir al pueblo, lo explotan para servirse a sí mismos. No era tibio; no estaba muerto. Estaba en estado de putrefacción. Precisamente corrupto. Sin embargo, ante Cristo sintió algo dentro: a este hombre capaz de curar, a este profeta que dicen que habla tan bien, yo quisiera verlo”.

Y luego sucedió lo que sucedió: la Palabra de Dios entró en ese corazón y con la Palabra, la alegría. Inmediatamente el corazón cambió, se convirtió, y pronunció su palabra auténtica: «He aquí, Señor, yo doy la mitad de lo que poseo a los pobres, y si he robado a alguien restituyo cuatro veces más». Esta es una regla de oro. Cuando la conversión llega a los bolsillos, es segura”.

¿A mí qué me importa?

Con motivo del centenario del inicio de la Primera Guerra Mundial, el Papa Francisco ha querido celebrar una misa en el Monumento Militar de Redipuglia, en la provincia italiana de Gorizia.

Su llamada a la paz puso el acento en lo destructivo que puede ser el hombre: “También hoy, después del intento fallido de otra guerra mundial quizás se puede hablar de una tercera guerra combatida “a partes”, con crímenes, masacres, destrucción… ¿Cómo es posible? Es posible porque también hoy se esconden intereses, planes geopolíticos, la codicia del dinero y el poder, la industria de las armas”.

Foto: Reuters

Foto: Reuters

La avaricia, la intolerancia, la ambición de poder que alimentan el espíritu bélico, que a menudo encuentran justificación en una ideología. La ideología es una justificación. Y cuando no hay una ideología lo que hay es la respuesta de Caín: ‘¿Y a mí qué me importa?’”

Nadie se hace cristiano por sí mismo

En la última catequesis del Papa hemos aprendido algunas cosas fundamentales, como entender lo que significa pertenecer a la Iglesia, o la relación entre Dios y la Iglesia.

Nosotros no somos cristianos a título individual, cada uno por su cuenta. Nuestra identidad es pertenencia. Decir «soy cristiano» equivale a decir: «Pertenezco a la Iglesia». Soy de ese pueblo con el que Dios estableció desde antiguo una alianza, a la que siempre es fiel. De aquí nuestra gratitud a los que nos han precedido y acogido en la Iglesia, quienes nos han transmitido la fe, enseñado a rezar y pedido para nosotros el Bautismo”.

Foto: primeroscristianos.com

Foto: primeroscristianos.com

Nadie se hace cristiano por sí mismo. La Iglesia es una gran familia, que nos acoge y nos enseña a vivir como creyentes y discípulos del Señor. Y no sólo somos cristianos gracias a otros, sino que únicamente podemos serlo junto con otros”.

En la Iglesia nadie va «por libre». Quien dice creer en Dios pero no en la Iglesia, tener una relación directa con Cristo fuera de ella, cae en una dicotomía absurda. Dios ha confiado su mensaje salvador a personas humanas, a testigos, y se nos da a conocer en nuestros hermanos y hermanas”.

El cristianismo es una religión práctica: no para pensarla

En su homilía de la Misa de este lunes, el Papa Francisco ha explicado en la Capilla de la Casa de Santa Marta lo que nos enseña Jesús en las Bienaventuranzas, señalando que Jesús con ellas nos indica el programa de vida y vienen a ser el carnet de identidad de los cristianos.

Bienaventurados los que lloran, porque serán consolados: «Pero el mundo nos dice: la alegría, la felicidad, la diversión, eso es lo lindo de la vida. E ignora, mira hacia otro lado cuando hay problemas de enfermedad, problemas de dolor en la familia. El mundo no quiere llorar, prefiere ignorar las situaciones dolorosas, taparlas. Sólo la persona que ve las cosas como son y llora en su corazón es feliz y será consolada”.

Fuente: CTV

Fuente: CTV

Bienaventurados los que perdonan, misericordiosos. ¡Porque todos somos un ejército de perdonados! Y por ello es bienaventurado el que va por ese camino del perdón. Bienaventurados los que tienen el corazón puro, sencillo, puro sin malezas, un corazón que sabe amar con esa pureza tan linda”.

Pocas palabras, palabras sencillas pero prácticas para todos, porque el cristianismo es una religión práctica: no para pensarla sino para practicarla. Hoy, si tienen un poco de tiempo en casa, tomen el Evangelio, el Evangelio de Mateo, capítulo quinto, al comienzo están estas Bienaventuranzas; en el capítulo 25 las otras. Les hará bien leerlo, una, dos, tres veces. Pero leer esto, que es el programa de santidad. ¡Que el Señor nos de la gracia de comprender este mensaje suyo!”.