Todos estamos marcados por la muerte

Este quinto domingo de Cuaresma nos trae la resurrección de Lázaro y el Papa nos comenta que frente a la tumba sellada del amigo, Jesús gritó con gran voz: ‘¡Lázaro, salí afuera!’ “Este grito perentorio está dirigido a cada hombre, porque todos estamos marcados por la muerte; es la voz de Aquel que es el dueño de la vida y quiere que todos la tengamos en abundancia”.

Foto: primeroscristianos.com

Foto: primeroscristianos.com

Cristo no se resigna a los sepulcros que nos hemos construido con nuestras elecciones de mal y de muerte. Él nos invita, casi nos ordena, que salgamos de la tumba en la cual nuestros pecados nos han hundido. Nos llama insistentemente a salir de la oscuridad de la prisión en la que estamos encerrados, conformándonos con una vida falsa, egoísta, mediocre. “¡Salí afuera”! … Dejémonos liberar de las “vendas” del orgullo. Nuestra resurrección comienza desde aquí: cuando decidimos obedecer a la orden de Jesús saliendo a la luz, a la vida; cuando de nuestro rostro caen las máscaras y encontramos el coraje de nuestro rostro original, creado a imagen y semejanza de Dios”.

Por suerte el amor de Dios no conoce barreras “No hay ningún límite a la misericordia divina ofrecida a todos! El Señor está siempre listo para levantar la piedra tumbal de nuestros pecados, que nos separa de Él, luz de los vivientes”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s