Una paz que se mueve mucho

El Papa nos ha explicado que la paz cristina es una paz alegre, porque Nuestro Señor es alegre. Y, también, es alegre “cuando habla del Padre: ama tanto al Padre que no puede hablar del Padre sin alegría”. Además, así como nuestro Dios es alegre, Jesús ha querido que su esposa, la Iglesia, también sea alegre.

francisco-alegre

En este sentido continuó diciendo que “no se puede pensar en una Iglesia sin alegría y la alegría de la Iglesia es precisamente esta: anunciar el nombre de Jesús. Decir: ‘Él es el Señor. Mi esposo es el Señor. Es Dios. Él me salva, Él camina con nosotros’. Y también transmitir esta alegría a los hijos que ella hace nacer, que ella hace crecer”.

Así, el santo padre ha explicado “es una paz que se mueve mucho, es una paz de alegría, una paz de alabanza”, una paz que podemos decir “ruidosa, en la alabanza, una paz fecunda en la maternidad de nuevos hijos”.

Con estas orientaciones se entiende mejor el porqué vivir la alegría de la fe.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s